¿Puede mi casero subirme el alquiler de mi local comercial?

En Los Países Bajos el casero puede decidir de forma unilateral el precio del alquiler que quiere cobrar por su local comercial y, una vez alquilado, no puede incrementar considerablemente el precio del mismo en virtud de algunas normativas existentes.

Las diferencias

En Holanda existen dos tipos diferentes de locales: Los orientados a los usuarios, como por ejemplo tiendas, restaurantes, bares u hoteles, que reciben el nombre de “locales-290” debido al número de artículo en el código civil holandés. En este tipo de locales, donde los clientes reciben directamente los productos o los servicios, los inquilinos reciben más protección por parte de la ley que en los que no se incluyen en esta categoría como, por ejemplo, unas oficinas o las fábricas.

No siempre es fácil distinguir en qué categoría se encuentra un local comercial. Un cine o una agencia de viajes, por ejemplo, aunque brinden un servicio directo, no se encuentran en la categoría de “locales-290”. Por ello, es recomendable que contacten con nosotros si tienen alguna duda al respecto.

La protección para el inquilino

La diferencia entre los distintos locales comerciales es importante porque aquellos que no están catalogados como “locales-290” reciben muy poca protección mientras que los que sí lo están, tienen la seguridad de estar protegidos por la ley durante mínimo 10 años.

El contrato de alquiler consta de dos períodos de cinco (5) años. Como inquilino, tiene usted el derecho de rescindir el contrato tras los primeros cinco (5) años. Sin embargo, el arrendador está limitado por la ley y para poder rescindir el contrato después de 5 años, necesitará aportar una justificación.

El plazo de preaviso es el mismo tanto para el arrendador como para el inquilino: un (1) año antes de que termine el período de  5 o 10 años.

Los locales que no entran en la categoría de “locales-290” no reciben la misma protección legal. En estos últimos, hay mucha más libertad de pactos y  es más común tener un contrato temporal en el cual el plazo de preaviso es sólo de un (1) mes, aunque esto claramente se puede estipular en el contrato mismo.

La renta del alquiler

Otra diferencia entre estos dos tipos de locales, es que los inquilinos de los “locales-290” están protegidos durante los primeros 5 años y el arrendador no podrá aumentarles el alquiler.

Tras este período, se podrá pactar una nueva renta si una de las dos partes lo requiere.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el arrendador necesita una justificación para poder rescindir el contrato tras el primer período de 5 años.  En caso de que las partes no lleguen a un acuerdo sobre el nuevo precio, pueden acudir al juez donde éste podrá decidir una nueva cantidad basándose en los precios vigentes del mercado, según la zona por ejemplo.

Los otros locales no tienen esta protección. En ese caso, es recomendable pactar previamente el incremento de la renta e incluirlo en el contrato.

Conclusión

Dependiendo del tipo de local que quiera alquilar, estará usted muy o poco protegido por la ley holandesa.

En todos los casos, es recomendable contratar un abogado que le pueda asesorar ante un problema con el alquiler.

Gimbrère Abogados, con oficinas en Amsterdam, Breda, Barcelona, Madrid y Marbella puede aconsejarle en estas situaciones. No dude en contactar con nosotros si tiene alguna pregunta.

[Weblog]

Sobre el Autor

Tiene más preguntas?